Dieta y lesiones musculares

Dieta y lesiones musculares

cesta_alimentos_-zLa relación existente entre la dieta y las lesiones musculares está más que demostrada. Resulta frecuente encontrar en la consulta a pacientes deportistas que acuden refiriendo problemas musculares. Algunos de estos pacientes, acuden de forma reiterada por problemas de repetición.  En muchas ocasiones, se trata simplemente de dolores musculares provocados por sobreesfuerzo o sobrecarga sin llegar a existir lesiones disruptivas estructurales, pero en otros casos encontramos verdaderas roturas musculares cuya magnitud determinamos mediante análisis ecográfico.

Todos sabemos, que la recuperación de estas lesiones, pasa por una disminución de la actividad deportiva y por un programa de recuperación guiado por un fisioterapeuta. Pero, existen otras medidas a considerar para acelerar el proceso de recuperación o para evitar un nuevo episodio de lesión muscular? La respuesta es sin duda sí. Desde hace un tiempo, no sólo los deportistas profesionales confieren importancia a la dieta para preservar la salud de los músculos, siendo cada vez más, los aficionados que se preocupan por estos factores.

La dieta es un factor de enorme importancia en la salud de los músculos. Una dieta saludable evita en gran medida las lesiones musculares y ayuda a recuperar las lesiones existentes. Una dieta poco saludable, se relaciona frecuentemente con una mayor incidencia de lesiones musculares.

En general y simplificando, podemos dividir los alimentos en dos grandes grupos: alimentos que favorecen el depósito de sustancias tóxicas en los tejidos y que dan lugar a una peor vascularización y a una mayor rigidez de los mismos, son los llamados alimentos acidificantes y alimentos que disminuyen el acúmulo de los anteriores en los tejidos, son los alcalinizantes.

Entre los alimentos acidificantes encontramos carne, charcutería, pescado y marisco, quesos, grasa animal, grasas vegetales refinadas, cereales, harinas refinadas, legumbres, azúcares, frutos secos (excepto almendra), bebidas industriales, café, té, cacao, vino, miel, vinagre y alcohol.Entre los alimentos alcalinizantes encontramos patatas,verduras,hortalizas,  plátano maduro,almendras, castañas, dátiles,pasas, agua mineral, aguacate, aceite primera prensión en frío, algas y leche de soja.

Una dieta sana debería incluir cereales integrales, pan integral, pasta integral, patatas, legumbres, mucha fruta y verdura, aceites vegetales no refinados y pescado azul.

Siguiendo estas premisas básicas conseguiremos un dieta “protectora muscular” que nos ayudará a disminuir la probabilidad de sufrir nuevas lesiones musculares.